Perfil

En Febrero del año 2003 el Movimiento Cubano Reflexión tenía editado un ejemplar de la Revista Espacio Plural. Una sacudida tectónica, la oleada represiva conocida como Primavera Negra, donde fueron encarcelados setentaicinco líderes entre ellos el director Librado Linares García, imposibilitó una tirada de muchos ejemplares y el consiguiente lanzamiento de la misma. Han tenido que pasar todos estos años para que un grupo variopinto de integrantes de la sociedad civil, que incluye desde cristianos hasta agnósticos, desde quienes desean una transición desde abajo hasta quienes solo la ven posible desde arriba, desde transicionistas éticos hasta transaccionistas abiertos, retomaran el proyecto pero con un nuevo nombre: CUADERNOS DE PENSAMIENTO PLURAL. Pretendemos con esta revista contribuir a la implementación del tan necesitado ESPACIO PÚBLICO en nuestro país, eso es, ofrecerles a los cubanos una publicación donde puedan confluir libremente, diferentes discursos his-toriográficos, filosóficos, politológicos, sociológicos, económicos, literarios y doctrinales; vale decir, numerosas visiones desde disímiles marcos interpretativos, para de esta forma contribuir a enrumbar a la nación cubana por la senda de la Libertad.

Cuando hacemos un recuento de la historia nacional apreciamos sin dificultad, como han existido en las diferentes épocas, revistas que han logrado imantar a lo mejor de la intelectualidad, Revista Bimestre Cubana, La Revista Cubana, Cuba y América, Revista de Avance, Orígenes, Nuestro Tiempo, Ciclón, Lunes de Revolución, Pensamiento Crítico, Encuentro de la Cultura Cubana, como esos núcleos de pensamiento y debate han revitalizado e impulsado a las fuerzas vivas de la nación. En otras palabras, estas publicaciones marcan pautas en los derroteros de todos los tiempos. Teniendo como telón de fondo lo anterior, procuramos con esta revista de pensamiento abatir los muros mentales de la intolerancia, el uso de la violencia, la desidia, el miedo, la doble moral, la dependencia; en fin, lograr responsablemente encarrilar a la nación en la dirección de la luz.

Las fuerzas vivas en nuestro país deben incorporar a su acervo de destrezas y conocimientos la manera de encontrar una tercera vía, donde se sortee la exacerbación del escenario nacional con su hermana gemela: la violencia; y por otra parte, la paz sin justicia que padecemos. Eso es, esta publicación está orientada a brindar un espacio donde la pujanza de las ideas y la determinación cívica, y no la bravuconería, despejen el camino que necesariamente ha de recorrer la nación cubana. CUADERNOS DE PENSAMIENTO PLURAL tendrá una frecuencia trimestral y obviamente podrán participar con sus trabajos todas aquellas personas que se sientan motivadas a ejercer públicamente su libertad con responsabilidad. La máxima que debe caracterizar al Consejo Editorial, y que nos encargaremos de irradiar al resto de los participantes es: LA HONESTIDAD INTELECTUAL. Para todos los que tal comprendan, y puedan articular un discurso con un mínimo de organicidad, estarán abiertas las páginas de estos Cuadernos…

Iniciamos por tanto los Cuadernos de Pensamien-to Plural con la declarada intención de promover la pluralidad de opiniones y opinantes; pero también con la de acercarlos por medio del diálogo racional, al justo punto medio transaccional imprescindible a la Transición que ya ocurre en Cuba. La iniciamos en consecuencia con el propósito de promover una transición ejemplar.Y lo anterior, sino por razones éticas, al más por la muy realista razón de que el capital más importante de toda sociedad humana se encuentra en su diversidad; en la capacidad con que esta la dota para enfrentar, y aprovechar, las más variadas situaciones y retos. Todos cabemos en la Transición. Es más, todos somos necesarios en ella.En su más lograda novela, el americanocubano Ernest Hemingway nos narra la historia de un viejo pescador que llevaba ochentipico de días sin pescar un pez, que pesca el más grande que nunca haya logrado para después verlo desaparecer, no sin lucha, entre las fauces de los tiburones del Estrecho, y que regresa luego a su casa en Cojímar, a dormir el gigantesco e infructuoso (en apariencias) esfuerzo. Algo nos queda claro tras cerrar el libro, sin embargo: mañana el viejo cubano volverá a intentarlo. Ha llegado la hora de volver a hacernos a la mar. Ha llegado la hora de volver a intentarlo; pero ahora con un mucho menos de apasionamiento y un poco más de racionalidad y de espíritu de diálogo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s